miércoles, 31 de diciembre de 2008

Celia Cruz Por Siempre !!!

Carnaval, no hay que llorar. Así lo pedía en su canción Celia Cruz, cuya muerte el 16 de julio del 2003 a las 17:20 aproximadamente en su casa de Nueva Jersey a causa de las complicaciones causadas por un cáncer encefálico, no debería ser más que una celebración de su vida. Y qué vida la de su Majestad la Guarachera. Fue intensa, y aunque no tuvo hijos, dejó una herencia histórica: Bemba Colorá, Carnaval, La Negra Tiene Tumbao. Su viudo Pedro Knight perdió un ángel, pero del cielo llueven ahora granos de azúcar.


Tras varios meses de batallar con el cáncer que padecía, la vida de Celia Cruz terminó, pero a cinco años de su lamentable deceso no se olvida a esta gran exponente de los ritmos tropicales.

Úrsula Hilaria Celia Caridad Cruz Alfonso más conocida como Celia Cruz fue una cantante cubana de salsa que pasó la mayor parte de su carrera viviendo y trabajando en los Estados Unidos. Reconocida por propios y extraños, Celia Cruz fue sin duda la cantante cubana más conocida y mejor pagada de todos los tiempos en el genero musical de salsa, con veintidós álbumes de oro a su nombre. Celia ha sido conocida en el mundo entero por la calidad como cantante y por su famosa frase "¡Azúcar!", símbolo de su filosofía ante la vida y de su orgullo de ser cubana.

Sólo una mujer de primera estudia literatura con la misma pasión con la que canta en el legendario club nocturno cubano, Tropicana. Celia Cruz es una mujer de primera, que además de preparase para dar clases de literatura y cantar en clubes nocturnos, fue locutora de radio, y estudio música en el Conservatorio Nacional.

Sus padres eran humildes, tuvieron 14 hijos, pero siempre la impulsaron a estudiar. La preparación rindió sus frutos. Cuando era una adolescente ganó un concurso de nuevos talentos llamado, La Hora del Té. Este concurso le abrió las puertas para incorporarse al grupo La Sonora Matancera en 1950. Fue con la Sonora que Celia abandonó el régimen castrista, hacia Estados Unidos, una década después.

Desde su exilio en Nueva York ha sido una fiel activista contra el régimen de Fidel Castro, cuyo gobierno le negó la visa para asistir al sepelio de su padre. "No pisaré Cuba hasta que no se vaya Fidel Castro", dijo a Univision.com en el 2001.

Durante su larga trayectoria, Celia grabó más de cincuenta discos, protagonizó un papel en la película The Mambo Kings con Antonio Banderas y participó en numerosos programas de televisión y telenovelas mexicanas.

A lo largo de una carrera de más de 50 años en los escenarios, cosechó multitud de éxitos, premios y reconocimientos. Es poseedora de una estrella en el paseo de la fama en Hollywood, seis premios Grammy, doctorados Honoris Causa de tres universidades norteamericanas, así como recibió en 1994 el National Endowment for the Arts, de manos del entonces presidente Bill Clinton, que constituye el más alto reconocimiento que otorga el gobierno de los Estados Unidos a un artista. 
Multitud de discos de oro y platino, una carrera donde grabó más de 80 discos, y fue acompañada por los más grandes cantantes de su tiempo, incluidos muchos de habla no hispana, son muestra del enorme reconocimiento internacional que recibió Celia Cruz, que justamente fue llamada La reina de la Salsa.

Los homenajes en torno a la intérprete de La vida es un carnaval no han parado, e incluso hasta fechas más recientes, pues apenas en abril después de su muerte se presentó en el Festival Tribeca de Nueva York el documental Celia the Queen, en el que se presenta al público la vida de una mujer con una voz que simboliza el alma de una nación, y la diversidad de las personas con las que se relacionó, entre ellas Quincy Jones, Andy García y Wyclef Jean, quienes aparecen en el largometraje.

Al poco tiempo de la muerte de la Reina de la Salsa también se ha presentado la exposición que viaja del museo de Smithsonian, la cual celebra la vida y la herencia de la reina del guaguancó y que ha viajado por distintas ciudades de Estados Unidos, entre las que destacan Los Angeles, San Antonio y Miami.

El mismo año del fallecimiento de la salsera, el alcalde la ciudad de Nueva York también anunció la apertura de la Escuela de Música Celia Cruz en el Bronx, en memoria de la Reina de la Salsa.

La mejor muestra de que Celia Cruz sigue viviendo en el corazón de sus fans provenientes de todos los rincones del mundo y que se sigue dando reconocimiento a su legado musical, es que se han bautizado con su nombre en ciudades de España y Estados Unidos varios parque y calles, además de que se han editado libros en distintos países.

La Reina de la Salsa se encuentra en el cielo, pero en la tierra su legado entre las futuras generaciones de músicos se encuentra más presente que nunca y es la inspiración de famosos cantantes. Además su música sigue tan vigente como en vida.

Los restos mortales de Celia Cruz llegaron a Miami ese viernes, donde el público pudo velarla en la simbólica Torre de la Libertad a partir de las diez de la mañana del sábado y hasta las siete, según reportó la agencia AFP. Celia fue enterrada en Nueva York el martes siguiente. Pero no hay que llorar, hay que vivir cantando. Así lo pedía Celia “The Queen of Salsa”